Garfield, el adorable gato que apareció en la oficina

La historia de Garfield

Cuando llegamos al trabajo el mes pasado, un invitado inesperado nos esperaba en la puerta. Un adorable gato de atigrado pelirrojo estaba sentado en la puerta, maullando tan alto como podía. Parecía perdido, así que lo dejamos entrar y le dimos algo de comida. Nuestro peludo amigo era increíblemente amigable. Mientras estaba disfrutando de algo de comida seca, hacía una pausa de vez en cuando para acercarse a nosotros y acariciarnos con la cabeza.

Después de alimentar al pobre animal, comenzamos a buscar a su dueño. Dado que este pequeño tigre pelirrojo no llevaba un collar, no podíamos saber de dónde vino ni cuál era su nombre. Decidimos llamarle Garfield.

Pusimos a Garfield en un transportín y lo llevamos al veterinario para ver si llevaba o no microchip. Desafortunadamente, no se encontró ningún chip. Cuando llegamos a la oficina, nos dimos cuenta de que Garfield tenía algunas garrapatas. Dado que nuestro kit de primeros auxilios no tenía un quita-garrapatas, nos dirigimos a la farmacia para conseguir uno. Fue un poco de trabajo en equipo, pero nos las arreglamos para eliminar estas criaturas desagradables de la piel de Garfield.

A continuación, continuamos con la búsqueda del dueño de Garfield. Le preguntamos a todos los vecinos, pero nadie sabía dónde Garfield podría haber vivido antes de que terminara con nosotros. Sin embargo, un vecino comentó que cada año se abandonan varias mascotas en nuestro vecindario. ¿Podría alguien realmente haber dejado a Garfield tirado y esperado que se valiera por sí mismo? ¡Esto sería terrible!

Conmovidos y un poco empapados por la lluvia, volvimos a la oficina donde Garfield se había hecho amigo de Pixi. ¡Son tan adorables juntos!

Decidimos que no era justo quedarnos con Garfield. Después de todo, aún podría tener a alguna familia esperándolo. Sentimos que lo mejor para Garfield era entregarlo al departamento de policía local, quien se comprometió a ayudar a encontrar al dueño de Garfield. Incluso publicaron algunas fotos de nuestro querido amigo peludo en su página de Facebook.

Desafortunadamente, el post de Facebook no dio resultados y Garfield fue entregado a un refugio local que no sacrifica. Justo después de que Garfield llegara al refugio, fuimos a visitarle. Lo mantuvieron en cuarentena hasta que recibió sus vacunas y estuviera listo para ser castrado. La gente maravillosa en el refugio nos aseguró que un chico guapo como Garfield encontraría un nuevo hogar pronto. Esperamos que tengan razón. ¡Buena suerte, Garfield! ¡Le deseamos lo mejor en su nuevo hogar!